LA BIBLIA Reina-Valera

Job (Author Job and/or Moisés)

18:1Y RESPONDIÓ Bildad Suhita, y dijo:

18:2¿Cuándo pondréis fin á las palabras? Entended, y después hablemos.

18:3¿Por qué somos tenidos por bestias, Y en vuestros ojos somos viles?

18:4Oh tú, que despedazas tu alma con tu furor, ¿Será dejada la tierra por tu causa, Y serán traspasadas de su lugar las peñas?

18:5Ciertamente la luz de los impíos será apagada, Y no resplandecerá la centella de su fuego.

18:6La luz se oscurecerá en su tienda, Y apagaráse sobre él su lámpara.

18:7Los pasos de su pujanza serán acortados, Y precipitarálo su mismo consejo.

18:8Porque red será echada en sus pies, Y sobre red andará.

18:9Lazo prenderá su calcañar: Afirmaráse la trampa contra él.

18:10Su cuerda está escondida en la tierra, Y su torzuelo sobre la senda.

18:11De todas partes lo asombrarán temores, Y haránle huir desconcertado.

18:12Su fuerza será hambrienta, Y á su lado estará aparejado quebrantamiento.

18:13El primogénito de la muerte comerá los ramos de su piel, Y devorará sus miembros.

18:14Su confianza será arrancada de su tienda, Y harále esto llevar al rey de los espantos.

18:15En su tienda morará como si no fuese suya: Piedra azufre será esparcida sobre su morada.

18:16Abajo se secarán sus raíces, Y arriba serán cortadas sus ramas.

18:17Su memoria perecerá de la tierra, Y no tendrá nombre por las calles.

18:18De la luz será lanzado á las tinieblas, Y echado fuera del mundo.

18:19No tendrá hijo ni nieto en su pueblo, Ni quien le suceda en sus moradas.

18:20Sobre su día se espantarán los por venir, Como ocupó el pavor á los que fueron antes.

18:21Ciertamente tales son las moradas del impío, Y este será el lugar del que no conoció á Dios.

19:1Y RESPONDIÓ Job, y dijo:

19:2¿Hasta cuándo angustiaréis mi alma, Y me moleréis con palabras?

19:3Ya me habéis vituperado diez veces: ¿No os avergonzáis de descomediros delante de mí?

19:4Sea así que realmente haya yo errado, Conmigo se quedará mi yerro.

19:5Mas si vosotros os engrandeciereis contra mí, Y adujereis contra mí mi oprobio,

19:6Sabed ahora que Dios me ha trastornado, Y traído en derredor su red sobre mí.

19:7He aquí yo clamaré agravio, y no seré oído: Daré voces, y no habrá juicio.

19:8Cercó de vallado mi camino, y no pasaré; Y sobre mis veredas puso tinieblas.

19:9Hame despojado de mi gloria, Y quitado la corona de mi cabeza.

19:10Arruinóme por todos lados, y perezco; Y ha hecho pasar mi esperanza como árbol arrancado.

19:11E hizo inflamar contra mí su furor, Y contóme para sí entre sus enemigos.

19:12Vinieron sus ejércitos á una, y trillaron sobre mí su camino, Y asentaron campo en derredor de mi tienda.

19:13Hizo alejar de mí mis hermanos, Y positivamente se extrañaron de mí mis conocidos.

19:14Mis parientes se detuvieron, Y mis conocidos se olvidaron de mí.

19:15Los moradores de mi casa y mis criadas me tuvieron por extraño; Forastero fuí yo en sus ojos.

19:16Llamé á mi siervo, y no respondió; De mi propia boca le suplicaba.

19:17Mi aliento vino á ser extraño á mi mujer, Aunque por los hijos de mis entrañas le rogaba.

19:18Aun los muchachos me menospreciaron: En levantándome, hablaban contra mí.

19:19Todos mis confidentes me aborrecieron; Y los que yo amaba, se tornaron contra mí.

19:20Mi cuero y mi carne se pegaron á mis huesos; Y he escapado con la piel de mis dientes.

19:21Oh vosotros mis amigos, tened compasión de mí, tened compasión de mí; Porque la mano de Dios me ha tocado.

19:22¿Por qué me perseguís como Dios, Y no os hartáis de mis carnes?

19:23¡Quién diese ahora que mis palabras fuesen escritas! ¡Quién diese que se escribieran en un libro!

19:24¡Que con cincel de hierro y con plomo Fuesen en piedra esculpidas para siempre!

19:25Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo:

19:26Y después de deshecha esta mi piel, Aun he de ver en mi carne á Dios;

19:27Al cual yo tengo de ver por mí, Y mis ojos lo verán, y no otro, Aunque mis riñones se consuman dentro de mí.

19:28Mas debierais decir: ¿Por qué lo perseguimos? Ya que la raíz del negocio en mí se halla.

19:29Temed vosotros delante de la espada; Porque sobreviene el furor de la espada á causa de las injusticias, Para que sepáis que hay un juicio.

20:1Y RESPONDIÓ Sophar Naamathita, y dijo:

20:2Por cierto mis pensamientos me hacen responder, Y por tanto me apresuro.

20:3La reprensión de mi censura he oído, Y háceme responder el espíritu de mi inteligencia.

20:4¿No sabes esto que fué siempre, Desde el tiempo que fué puesto el hombre sobre la tierra,

20:5Que la alegría de los impíos es breve, Y el gozo del hipócrita por un momento?

20:6Si subiere su altivez hasta el cielo, Y su cabeza tocare en las nubes,

20:7Con su estiércol perecerá para siempre: Los que le hubieren visto, dirán: ¿Qué es de él?

20:8Como sueño volará, y no será hallado: Y disiparáse como visión nocturna.

20:9El ojo que le habrá visto, nunca más le verá; Ni su lugar le echará más de ver.

20:10Sus hijos pobres andarán rogando; Y sus manos tornarán lo que él robó.

20:11Sus huesos están llenos de sus mocedades, Y con él serán sepultados en el polvo.

20:12Si el mal se endulzó en su boca, Si lo ocultaba debajo de su lengua;

20:13Si le parecía bien, y no lo dejaba, Mas antes lo detenía entre su paladar;

20:14Su comida se mudará en sus entrañas, Hiel de áspides será dentro de él.

20:15Devoró riquezas, mas vomitarálas; De su vientre las sacará Dios.

20:16Veneno de áspides chupará; Matarálo lengua de víbora.

20:17No verá los arroyos, los ríos, Los torrentes de miel y de manteca.

20:18Restituirá el trabajo conforme á la hacienda que tomó; Y no tragará, ni gozará.

20:19Por cuanto quebrantó y desamparó á los pobres, Robó casas, y no las edificó;

20:20Por tanto, no sentirá él sosiego en su vientre, Ni salvará nada de lo que codiciaba.

20:21No quedó nada que no comiese: Por tanto su bien no será durable.

20:22Cuando fuere lleno su bastimento, tendrá angustia: Las manos todas de los malvados vendrán sobre él.

20:23Cuando se pusiere á henchir su vientre, Dios enviará sobre él el furor de su ira, Y harála llover sobre él y sobre su comida.

20:24Huirá de las armas de hierro, Y el arco de acero le atravesará.

20:25Desenvainará y sacará saeta de su aljaba, Y relumbrante pasará por su hiel: Sobre él vendrán terrores.

20:26Todas tinieblas están guardadas para sus secretos: Fuego no soplado lo devorará; Su sucesor será quebrantado en su tienda.

20:27Los cielos descubrirán su iniquidad, Y la tierra se levantará contra él.

20:28Los renuevos de su casa serán trasportados; Serán derramados en el día de su furor.

20:29Esta es la parte que Dios apareja al hombre impío, Y la heredad que Dios le señala por su palabra.



Original from unbound.biola.edu - They claim public domain status for their original text.