LA BIBLIA Reina-Valera

Salmos (Author Moisés, David, Salomón, Asaph, Hemán, Ethán, sons of Coré, compiled by Esdras)

49:1OID esto, pueblos todos; Escuchad, habitadores todos del mundo:

49:2Así los plebeyos como los nobles, El rico y el pobre juntamente.

49:3Mi boca hablará sabiduría; Y el pensamiento de mi corazón inteligencia.

49:4Acomodaré á ejemplos mi oído: Declararé con el arpa mi enigma.

49:5¿Por qué he de temer en los días de adversidad, Cuando la iniquidad de mis insidiadores me cercare?

49:6Los que confían en sus haciendas, Y en la muchedumbre de sus riquezas se jactan,

49:7Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, Ni dar á Dios su rescate.

49:8(Porque la redención de su vida es de gran precio, Y no se hará jamás;)

49:9Que viva adelante para siempre, Y nunca vea la sepultura.

49:10Pues se ve que mueren los sabios, Así como el insensato y el necio perecen, Y dejan á otros sus riquezas.

49:11En su interior tienen que sus casas serán eternas, Y sus habitaciones para generación y generación: Llamaron sus tierras de sus nombres.

49:12Mas el hombre no permanecerá en honra: Es semejante á las bestias que perecen.

49:13Este su camino es su locura: Con todo, corren sus descendientes por el dicho de ellos. (Selah.)

49:14Como rebaños serán puestos en la sepultura; La muerte se cebará en ellos; Y los rectos se enseñorearán de ellos por la mañana: Y se consumirá su bien parecer en el sepulcro de su morada.

49:15Empero Dios redimirá mi vida del poder de la sepultura, Cuando me tomará. (Selah.)

49:16No temas cuando se enriquece alguno, Cuando aumenta la gloria de su casa;

49:17Porque en muriendo no llevará nada, Ni descenderá tras él su gloria.

49:18Si bien mientras viviere, dirá dichosa á su alma: Y tú serás loado cuando bien te tratares.

49:19Entrará á la generación de sus padres: No verán luz para siempre.

49:20El hombre en honra que no entiende, Semejante es á las bestias que perecen.

50:1EL Dios de dioses, Jehová, ha hablado, Y convocado la tierra desde el nacimiento del sol hasta donde se pone.

50:2De Sión, perfección de hermosura, Ha Dios resplandecido.

50:3Vendrá nuestro Dios, y no callará: Fuego consumirá delante de él, Y en derredor suyo habrá tempestad grande.

50:4Convocará á los cielos de arriba, Y á la tierra, para juzgar á su pueblo.

50:5Juntadme mis santos; Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio.

50:6Y denunciarán los cielos su justicia; Porque Dios es el juez. (Selah.)

50:7Oye, pueblo mío, y hablaré: Escucha, Israel, y testificaré contra ti: Yo soy Dios, el Dios tuyo.

50:8No te reprenderé sobre tus sacrificios, Ni por tus holocaustos, que delante de mí están siempre.

50:9No tomaré de tu casa becerros, Ni machos cabríos de tus apriscos.

50:10Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los collados.

50:11Conozco todas las aves de los montes, Y en mi poder están las fieras del campo.

50:12Si yo tuviese hambre, no te lo diría á ti: Porque mío es el mundo y su plenitud.

50:13¿Tengo de comer yo carne de toros, O de beber sangre de machos cabríos?

50:14Sacrifica á Dios alabanza, Y paga tus votos al Altísimo.

50:15E invócame en el día de la angustia: Te libraré, y tú me honrarás.

50:16Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que enarrar mis leyes, Y que tomar mi pacto en tu boca,

50:17Pues que tú aborreces el castigo, Y echas á tu espalda mis palabras?

50:18Si veías al ladrón, tú corrías con él; Y con los adúlteros era tu parte.

50:19Tu boca metías en mal, Y tu lengua componía engaño.

50:20Tomabas asiento, y hablabas contra tu hermano: Contra el hijo de tu madre ponías infamia.

50:21Estas cosas hiciste, y yo he callado: Pensabas que de cierto sería yo como tú: Yo te argüiré, y pondré las delante de tus ojos.

50:22Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios; No sea que arrebate, sin que nadie libre.

50:23El que sacrifica alabanza me honrará: Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salud de Dios.

51:1TEN piedad de mí, oh Dios, conforme á tu misericordia: Conforme á la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.

51:2Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado.

51:3Porque yo reconozco mis rebeliones; Y mi pecado está siempre delante de mí.

51:4A ti, á ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos: Porque seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio.

51:5He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre.

51:6He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo: Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

51:7Purifícame con hisopo, y será limpio: Lávame, y seré emblanquecido más que la nieve.

51:8Hazme oir gozo y alegría; Y se recrearán los huesos que has abatido.

51:9Esconde tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis maldades.

51:10Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio; Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

51:11No me eches de delante de ti; Y no quites de mí tu santo espíritu.

51:12Vuélveme el gozo de tu salud; Y el espíritu libre me sustente.

51:13Enseñaré á los prevaricadores tus caminos; Y los pecadores se convertirán á ti.

51:14Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salud: Cantará mi lengua tu justicia.

51:15Señor, abre mis labios; Y publicará mi boca tu alabanza.

51:16Porque no quieres tú sacrificio, que yo daría; No quieres holocausto.

51:17Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado: Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

51:18Haz bien con tu benevolencia á Sión: Edifica los muros de Jerusalem.

51:19Entonces te agradarán los sacrificios de justicia, el holocausto ú ofrenda del todo quemada: Entonces ofrecerán sobre tu altar becerros.



Original from unbound.biola.edu - They claim public domain status for their original text.